Federico Jiménez Losantos

Intelectuales Segunda República

Víctor LLano

La Navaja de Ockham

Servicios

Noticas en directo

El diario El Mundo anuncia importantes revelaciones

Asturias Liberal, 2004-12-23

Hoy, 23 de diciembre -un día después de que la Comisión de Investigación del 11-M decidiera, con la oposición del Partido Popular, cerrar el ciclo de comparecencias salvo que se conozca algún suceso nuevo y especialmente significativo- Pedro J. Ramírez, director del diario El Mundo, ha advertido en el programa La Mañana que dirige y presenta Federico Jiménez Losantos, que su periódico seguirá investigando. Es más, el director del medio que más empeño ha demostrado en entrar en las innumerables tinieblas que rodean los crímenes de marzo, anunció nuevas y substanciales informaciones.

Y es que este terrible asunto va para largo. No nos queda más remedio que tener paciencia. No podemos arrojar la toalla ni conformarnos con la milonga que nos han contado. Se lo debemos a las víctimas y a toda la buena gente que no quiere dormirse con el Cuento de Caperucita. Es imposible que en un mismo suceso se den tantas casualidades y negligencias. Y menos aún cuando hablamos de terrorismo.

Ni Zapatero ni su prima de León pueden creer que ETA robó por azar un coche bomba en el callejón en el que Trashorras regentaba un garaje. Lo más probable es que los etarras que pocas horas después hicieron estallar ese vehículo en Santander, no se desplazaran a Avilés para hacerse con un auto cualquiera, y sí que fueran hasta allí para comprobar si era cierto que el ex minero asturiano les podía proporcionar un carro repleto de explosivos. Trashorras, confidente de la policía asturiana, cumplió con su palabra. Los etarras comprobaron en Santander que no era un fanfarrón.

Pero para Telesforo Rubio –gracias a Zapatero Comisario General de Información- que dirige la Unidad Central de Información Exterior del Cuerpo Nacional de Policía es todo fruto de la casualidad. No existe relación entre Trashorras y los etarras, y los crímenes de marzo fueron una respuesta al apoyo que ofreció Aznar a Bush. No sin razón el diario El Mundo dice hoy en su editorial lo siguiente: “… ello acentúa la sensación de que la intención de la policía –y todo sugiere que también la del juez- es dar por resuelto el 11-M de acuerdo con la tesis oficial del Gobierno, es decir con la respuesta islamista a la postura española en Irak.”

Terrible. No lo olviden. Lo dice el periódico que más y mejor investigó e investigará lo qué pasó antes de la matanza: “Y todo sugiere que también la del juez”. ¿En qué manos estamos? ¿En las del puro azar? ¿En las del puro teatro? ¿O en las dos? ¿Qué espera Rajoy para comentar los autos del juez del Olmo? Su compañero Ignacio del Burgo ya ha dicho que no los entiende. Pero su jefe calla y fuma. Fumando espera por la lluvia fina. Lo suyo es el chiste fácil y la falta de compromiso. Tal vez el gallego sea un buen parlamentario y le sobre talento para ridiculizar a Zapatero en los plenos, pero esperaba algo más de él. Ahora siento que no haya dimitido el 14 de marzo. Lástima que tan fácilmente se dejara convencer por Aznar y no se fuera a Galicia a disfrutar del orballo que tanto aprecia.

Los ciudadanos españoles que quieren saber qué sucedió en marzo necesitan de un líder fuerte capaz de llamar a las cosas por su nombre y de impedir que nazca un partido de extrema derecha. Es lo que pretenden los socialistas. O Rajoy cambia de actitud con urgencia o su pretendido liderazgo le durará menos que sus puros. Ya le han dicho que salvo imprevistos se cerrará la Comisión de Investigación sin que comparezcan los que realmente saben hasta dónde se le permitió volar a la cometa asesina. ¿Qué espera Rajoy para demostrar a sus votantes que no está dispuesto a comulgar con ruedas de molino? Si no reacciona rápido de nada le servirá que llueva fino. Le recordaremos como “Rajoy el Breve” o como “Marianico El Corto”. No sé qué me produce más turbación; si las casualidades del inquietante Ministro del Interior -aún recuerdo con desasosiego la intervención de Alonso ante sus señorías- o el silencio del que se supone tendría que actuar como Jefe de la Oposición.

Encuesta


©