Federico Jiménez Losantos

Intelectuales Segunda República

Víctor LLano

La Navaja de Ockham

Servicios

Noticas en directo

Temen encontrarse con la Bicha

Asturias Liberal, 2004-12-27

Todo lo que vamos sabiendo de los crímenes de marzo nos conduce a un laberinto en el que resulta muy difícil orientarse. A fecha de hoy, es casi imposible distinguir entre lo que es accesorio y lo que puede resultar significativo. Sin embargo -aún a riesgo de solemnizar lo obvio- me parece muy importante la información de Francisco Mercado que hoy -lunes 27 de diciembre- pueden leer en la página 23 del diario El País. Por una vez, no EL Mundo, El País.

Por su interés, reproducimos íntegramente el primer párrafo: “El aviso en 2001 del confidente de la Guardia Civil Francisco Javier Lavandera, sobre la trama de explosivos asturiana, fue invocado por primera vez en la comisión de investigación del 11-M por el ex general de Asturias Enrique Laguna el pasado 15 de octubre. Sus subordinados, sin embargo, habían revelado la confidencia de Lavandera a la dirección del Instituto, a través del Servicio de Información y Policía Judicial, en una reunión celebrada en Madrid unos seis meses antes: a finales de abril. En ella, mandos del Servicio de Información de la Unidad Central Operativa (UCO) y de la Comandancia de Oviedo pusieron en común todos sus datos sobre sus confidentes, avisos y pesquisas sobre la asturiana de los explosivos…”

Por su importancia y, a pesar de que el informe de Mercado está pésimamente redactado, hemos reproducido en su totalidad este primer párrafo. De ser cierto lo que asegura El País, la Policía Judicial y los subordinados del coronel Hernando conocían de las revelaciones de Lavandera antes de que apareciera la famosa grabación en la Comandancia de Cancienes. ¿No nos habían dicho que la aparición de esta cinta había provocado nuevas diligencias judiciales y la decisión del juez de encarcelar por el 11-M a Antonio Toro? ¿Cuándo se enteró del Olmo del soplo de Lavandera? ¿Acaso no corresponde a la Policía Judicial informar al magistrado instructor?

Francisco Mercado termina así su información: “En concreto, el relato de avisos sobre la trama asturiana de los explosivos en este informe parte de las denuncias de Zouhier a la UCO en febrero de 2003, cuando en una reunión interna celebrada en abril de 2004 los mandos de Información y Policía Judicial de Oviedo habían detallado que sus primeros soplos no partieron de dicho confidente, sino de la delación facilitada por Lavandera a miembros de dicha comandancia asturiana dos años antes, entre agosto y noviembre de 2001. El escueto informe, número 137, enviado al Congreso de los Diputados –folio y medio- tampoco alude a que el 10 de febrero de 2002, por una vía distinta a Lavandera y a Zouhier, la Policía Judicial de la Comandancia de Oviedo recibió otro aviso sobre 100 kilos de dinamita. La fiscalía asturiana investiga estos hechos.”

Insistimos, de ser cierto lo que asegura el diario El País, no sólo son más los confidentes que informaron de la trama de los explosivos, sino que también, la Policía Judicial conocía de las revelaciones de Lavandera antes de que pudiéramos oírle en la cadena COPE advirtiendo de que Trashorras y Toro querían aprender a fabricar bombas que se activaran con teléfonos móviles.

¿Informó la Policía Judicial al juez del Olmo y al ministro Alonso de lo que según Francisco Mercado conoció a finales de abril de 2003? Lo que hoy se asegura en el periódico de Polanco demuestra que en ningún caso se puede justificar el cierre de la Comisión de Investigación sin que antes declaren de nuevo los responsables de la Policía Judicial y el coronel Hernando y, por primera vez, el agente Campillo y, al menos, los confidentes Lavandera y Zouhier. Según el rotativo madrileño, “El informe enviado al Congreso por la Guardia Civil omite los soplos de 2001 y 2002”. Sin embargo, a los socialistas y a sus socios parece que no les importa mucho que les oculten información. Lo agradecen. Prefieren no saber demasiado. Temen encontrarse con la Bicha. Allá ellos. Más tarde o más pronto daremos con ella. Es sólo cuestión de tiempo. Lástima que Zapatero, Alonso y Rubalcaba no nos ayuden.

Encuesta


©