Federico Jiménez Losantos

Intelectuales Segunda República

Víctor LLano

La Navaja de Ockham

Servicios

Noticas en directo

Adiós, año horrible

Asturias Liberal, 2004-12-31

Hoy -¡por fin!- despedimos un año espantoso. No voy a recordar aquí todo lo que la humanidad ha sufrido en los últimos doce meses. ¿Para qué? Tiempo tendremos de recordarlo. No nos quedará otra. No podemos olvidar si no queremos que nos vuelva a pasar lo que nos pasó. Y es que nada cambió para mejor en el 2004. Todo fue a peor. No obstante, hoy es un buen día, decimos adiós a un tiempo oscuro que, aunque no parece depararnos nada mejor, al menos nos ha permitido conocer en manos de quiénes estamos.

Despedimos un año que termina con la aparición de Josu Ternera en el escenario de la secesión vasca. Y eso, a pesar de que es terrible, no es lo peor; lo peor es que mientras los asesinos escriben y cantan su victoria, Zapatero calla y medita. Aún no le ha dicho a Ibarreche y a sus siniestros socios que no le llamen para negociar nada, que no pierdan el tiempo.

Ya se demora el Presidente del Gobierno. Y es que el estadista que salió del 11-M es un poco lento. Y no sólo él. Mientras algunos desalmados se empeñan en convertir España en una nueva Serbia, tanto Zapatero como Rajoy marean la perdiz y quedan para verse después de Reyes. Todo antes de que se les atraganten las uvas de la suerte. De la mala suerte. Eso sin hablar de la Casa Real, que tendría que haber contestado ya al engendro que parió Arzallus.

Ya les digo, malos tiempos corren para otra música que no sea la de los descerebrados y la de los traidores. Pero insisto, eso no es lo peor; locos, asesinos e irresponsables que corren hacia el abismo han existido siempre, lo grave y extremadamente peligroso es que hoy España está en manos de una clase política incapaz de hacer frente a sus desvaríos.

Y es que los españoles elegimos la siesta y nos despertarán las pesadillas. Despertaremos en el fondo del abismo. En el peor de los laberintos. Lo siento por los más jóvenes. No les hemos preparado para lo que les espera. Ellos tendrán que enfrentar con mucho esfuerzo y escasa preparación las trampas que les dejamos. Vamos camino de destruirlo todo. Y no era nuestro. Era de ellos.

En fin, ustedes me perdonarán. Me parece que he escogido un mal año para dejar de fumar. Desde Asturias Liberal y desde nuevos proyectos, intentaremos contarles algo mejor que lo que les hemos contado este año. No nos resultará fácil. Pero ya saben, “nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio”. En cualquier caso, no debemos perder toda esperanza. No creo en el infierno. A pesar de todo y para todos, Feliz Año Nuevo.

Encuesta


©