Federico Jiménez Losantos

Intelectuales Segunda República

Víctor LLano

La Navaja de Ockham

Servicios

Noticas en directo

Belloch, la bicha del 11-M, el orujo y el piano

Asturias Liberal, 2005-01-28

Están de los nervios. Ellos sabrán por qué. Yo lo imagino. Les irrita y preocupa que les preguntemos por los crímenes de marzo. Pasan por todo lo demás, pero lo del 11-M lo llevan fatal. Sólo así se entiende que el alcalde de Zaragoza se haya atrevido a calificar de “inofensivos fachas” en camino de convertirse en “peligrosos fascistas” a los muchos oyentes que cada mañana escuchan a Federico Jiménez Losantos preguntar por la cometa asesina que voló los trenes.

Según Juan Alberto Belloch –probablemente pasado de orujo y medio adormilado por las terribles notas del piano de Mari Cruz Soriano- sólo los fachas escuchan “las homilías incendiarias del turolense Jiménez Losantos Mártires (de la inteligencia), gran pope de la católica COPE”. Cuando conoció a su señora colaborando en esa emisora no decía lo mismo de sus escasos oyentes. Pero claro, entonces nadie tenía que preguntar por la trama de los explosivos, por los confidentes de Manolón ni por el coronel Hernando.

Nadie puede llamarse a engaño. Está muy claro lo que pretenden estos individuos que no dudan en insultar a millones de españoles con tal de intentar que los obispos se desprendan de los periodistas independientes que preguntan por lo que para ellos es la bicha de lo innombrable. Quieren hacernos pasar por fascistas a todos los que queremos saber, entre otras muchas cosas, por qué Barrionuevo y Corcuera pidieron una cita con Galindo pocas horas después de que se asesinara a 191 inocentes.

Pero lo llevan claro. El 11-M les acompañará por muchos años. El juicio y los recursos durarán por los siglos de los siglos. Y sino, al tiempo. Antes de que se resuelvan tantos misterios, Belloch tendrá que comprarle otro piano a su señora, fracasada ex colaboradora de la cadena que por miedo ahora tanto denigra. Con COPE o sin COPE, no conseguirán que dejemos de preguntar. El alcalde de Zaragoza no podía caer más bajo. Por eso está donde está él que a tanto aspiraba. Fue juez, ¿acaso ignora que no se debe acusar de violentos fascistas a millones de oyentes de un programa de radio? ¿O es que ha sido la ex presentadora y pianista la que desde el despecho por su fracaso en la COPE le escribió el artículo? En cualquier caso, insistimos, están de los nervios. No han podido disfrutar del triunfo. Sus sueños se convierten en pesadillas cuando se les aparece el monstruo de Leganés. Por eso nos llaman fascistas. No les dejamos dormir. Para ganar de la forma en la que ganaron más les hubiera valido perder y esperar cuatro años más. Pero tenían demasiada PRISA. En el pecado llevan la penitencia. Y en el piano.

Encuesta


©