Federico Jiménez Losantos

Intelectuales Segunda República

Víctor LLano

La Navaja de Ockham

Servicios

Noticas en directo

Volverán los vientos de marzo

Asturias Liberal, 2005-02-09

Ya suponíamos que Gerardo Herrero era un funcionario tan lento como seguro. Se ha tomado su tiempo, pero por fin ha archivado provisionalmente las diligencias abiertas por la cinta del confidente Francisco Javier Villazón Lavandera en relación a la trama asturiana del 11-M. El fiscal Jefe de Asturias asegura que no encontró delito de responsabilidad penal en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado por no haber entregado a la Justicia la cinta del confidente.

Según Herrero, es cierto que existen contradicciones en las declaraciones del ex jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Gijón, José Antonio Rodríguez Bolinaga, y del ex jefe de Información, Carlos Montero, con las de Lavandera, pero, a su juicio, no se ha podido probar la existencia de delito. El fiscal jefe de Asturias deja la patata caliente en las manos del ministro del Interior: “si hay negligencia no es la fiscalía quien lo tiene que dirimir sino la Dirección general de Seguridad del Estado". O sea, que lo tenemos “crudo”. Que va a ser que no. Que Alonso no dirá ni esta boca es mía.

Para su viaje Herrero no necesitaba ni tantos meses ni tantas alforjas. Estamos donde estábamos. En ningún sitio. Y pronto hará un año de los crímenes de marzo. En cualquier caso, el asunto volverá a estar de actualidad dentro de pocos días. Zaplana se lo recordó ayer a los socialistas: “se equivocan si creen que el 11-M es un tema cerrado”.

¿Qué fue de Fernando Múgica? Confiemos en que siga en Asturias y pronto nos cuente algo. La Comisión que nada investiga se reanudará, dicen, el 24 de febrero. Ya se habla de conclusiones cuando cada pocos días detienen a nuevos presuntos terroristas, dos o tres marroquíes por semana. Sorprende que tantos individuos aparezcan como implicados y que ninguno de ellos –salvo Zouhier- intentara evitar la matanza. Por cierto, ¿en qué cárcel está Antonio Toro? ¿Qué ha sido de su hermana? ¿Recuerdan a la señora a la que despertaron de madrugada ¡cinco días antes! de la masacre para comprobar si su coche había servido para transportar los explosivos de Tineo a Madrid? Esa mujer tiene una entrevista. Y Zouhier. Y el jubilado al que robaron ocho meses antes las llaves de la famosa furgoneta que muy oportunamente apareció en Alcalá.

Pero no desesperen. Volverán las preguntas. Insistiremos en preguntar por el coche que ETA robó en el callejón de Trashorras y por los motivos que llevaron a Barrionuevo y a Corcuera a solicitar una entrevista con Galindo la misma mañana del 11 de marzo. Tal vez Rafael Vera nos cuente algo cuando tenga a bien ingresar en prisión. Ya ha anunciado una huelga de hambre. Y el hambre es muy mala consejera. A uno le da por hablar y hablar. Al rey de la selva le pueden crecer todos los enanos al mismo tiempo. Son muchos los que le esperan a la vuelta de la esquina. Entre ellos, Felipe González, al que dicen se niega a recibir.

Y es que Zapatero ha corrido demasiado. Se ha creído lo de la selva y su reinado. Son muchos los que no se lo perdonan. Después del referéndum se tendrá que ocupar de las elecciones vascas y del indulto de Vera, pero por mucho que intente que nos olvidemos, alguien le recordará dentro de muy pocos días –tal vez esta misma semana- que son millones los españoles que aún no se han olvidado de la cometa asesina que tan alto voló y no gracias al viento de aquella espantosa mañana de marzo.

Encuesta


©