Federico Jiménez Losantos

Intelectuales Segunda República

Víctor LLano

La Navaja de Ockham

Servicios

Noticas en directo

Lo que quisieron silenciar

Asturias Liberal, 2005-02-14

La carta de un Capitán de la Guardia Civil que casi por casualidad he podido leer en el foro de www.asturiasliberal.org es, casi con todo seguridad, la que provocó el cierre –sin que mediara una orden judicial- del foro de la página Web del ayuntamiento de Vegadeo. El socialista Juan Antolín Rato, alcalde de la bella localidad asturiana, decidió clausurar el “invento” por una cuestión de “delicadeza”, ya que a su juicio desde este medio se vertieron injurias contra algunos miembros de la Guardia Civil.

Tal vez Antolín sea un hombre muy bien informado y pueda demostrar que el Capitán Virgilio López Rico injurió en su carta a Pedro Amable Marful Amor, Jefe de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Oviedo, pero mientras no lo haga, sobre él caerá la sospecha de que no sólo tomó partido por el más fuerte, sino que también intentó matar al mensajero en un asunto de una vital importancia para todos, especialmente para los asturianos.

No creemos que nadie intente ahora cerrar el foro de Asturias Liberal. Y es que Antolín podrá clausurar un foro financiado con los impuestos de sus vecinos, pero, en ningún caso, liquidar otro que no depende de él. Es cierto que son muchas las cosas que han cambiado en España desde los crímenes de marzo, pero, que nosotros sepamos, los foros no pueden cerrarse sin una orden judicial.

Después de la masacre de Madrid, de que se abriera una investigación por la difusión de la carta de López Rico, y de la decisión que por su cuenta y riesgo tomó el alcalde de Vegadeo, ningún medio de información asturiano renunciaría a publicar la misiva que, insisto, casi por casualidad, encontré en un foro independiente de esta periódico.

Gracias a la carta del Capitán suspendido de empleo, podemos insistir en lo mucho que venimos preguntando desde que volara tan alto la cometa asesina que provocó el vuelco electoral que hemos vivido en España. No dudamos en absoluto de la buena intención del Capitán Marful, pero precisamente porque no dudamos de su honradez, le pedimos desde aquí que responda a las cuestiones que le plantea otro Capitán de la Guardia Civil del que tampoco tenemos por qué dudar. Por el bien de todos -especialmente de las Fuerzas y Cuerpos de la Seguridad del Estado- el Capitán Marful haría bien en responder, entre otras cuestiones, a las siguientes:

- Según el Capitán López Rico, la colaboración entre la Guardia Civil y la Policía Nacional ha quedado más que demostrada en muchas ocasiones, ¿qué impidió que la habitual y, por otra parte imprescindible y lógica colaboración, se pusiera al servicio de los que intentaron investigar el tráfico de explosivos?

- ¿De qué tema iba a tratar Marful con el Fiscal Jefe de Asturias cuando “informalmente” le habló de una supuesta venta ilegal de dinamita?

- ¿A qué se dedican los fotógrafos de la Policía Judicial que están bajo sus órdenes?

- ¿Es cierto que a las investigaciones sobre la trama de los explosivos se dedicó la décima parte del tiempo que se invirtió en seguir a un compañero?

- ¿Qué sabe Marful de una supuesta falsificación de vales de combustible?

La carta del Capitán López Rico entra en muchos más detalles. Peca de ser demasiado extensa y sin duda está escrita desde el dolor y la impotencia del que se siente injustamente perseguido; no obstante, consideramos que tiene el interés suficiente para ser contestada por quien cobra de todos y por proteger a todos. Nosotros no tomamos partido por ninguno de los dos servidores del Estado, ni por el Capitán Marful ni por el Capitán López Rico, sólo nos servimos de una denuncia que a nuestro juicio puede ayudar a explicar que pasó en Asturias antes de marzo. Lástima que el alcalde de Vegadeo se niegue a colaborar con los asturianos que quieren demostrar al resto de los españoles que nadie está más interesado que ellos en saber cómo pudo salir de su tierra la dinamita que acabó con la vida de 191 inocentes.

Encuesta


©