Federico Jiménez Losantos

Intelectuales Segunda República

Víctor LLano

La Navaja de Ockham

Servicios

Noticas en directo

¿Quién está detrás de Toro y de Trashorras?

Asturias Liberal, 2005-02-23

Federico Jiménez Losantos entrevistó esta mañana en la COPE a un hombre decente. El confidente Don Francisco Javier Lavandera está convencido de que alguien “muy fuerte” protegió a los asturianos que, a su juicio, suministraban dinamita a ETA. ¿Quién desvió la siniestra mercancía? ¿Para qué? ¿Con la complicidad de quién? Tal vez algún día lo sepamos; en cualquier caso, estamos en deuda con personas que como Lavandera intentaron evitar la masacre. Por su interés reproducimos gran parte de las que hasta la fecha son sus últimas declaraciones.

El confidente de Campillo, aseguró -refiriéndose al interés de Toro y Trashorras por colocar en el mercado del crimen una gran cantidad de explosivos- que, "en un principio, creí que la dinamita era para ETA; ya que en aquella época ETA estaba intentando montar bombas con teléfonos móviles". Entonces me digo, más claro imposible. Lo de bajarse para Marruecos pensé que era por tráfico de drogas".

Sobre el tan anunciado suicidio de la madre de su hijo en la Playa de San Lorenzo, Lavandera denunció lo siguiente: "mi mujer estaría viva si se hubieran mojado los pies los policías nacionales. Estuvieron 45 minutos sin avisar a los cuerpos de rescate. Sólo pidieron ayuda a un surfista. Les preguntaban dónde estaba mi mujer y miraban para otro lado". "¿Habré tenido la mala suerte de que los que se rieron de mí el día que denuncié a Toro y Trashorras, hayan sido algunos de los que participaron en el rescate?".

A Don Francisco Javier Lavandera no le pesa que le hayan quitado la condición de testigo protegido: “Si un terrorista me quiere hacer daño lo que hace es matar a mi hijo. No entiende que no se protegiera a su hijo después del extraño suicidio de su mujer: “Veo ridículo estar por toda España de hotel en hotel, mientras mi hijo no tiene protección”.

De alguna manera se arrepiente de haber denunciado a Toro y a Trashorras: "Me ha salido mal. Se descubre mi dirección, mi nombre, mi foto ..., hasta a los etarras les tapan la cara. No se me ha ofrecido nada. No se me reinserta en nada".

Respecto a Guardia Civil y a la Policía Nacional, Lavandera aseguró: "No todos son unos mafiosos, pero estos señores- Toro y Trashorras- estaban protegidos por alguien. No se pueden imaginar con qué tranquilidad andaban estos tíos". Y añadió: “Estoy seguro de que estos señores estaban dando dinamita a ETA”.

Ni Lavandera ni nadie que no sea un sectario se cree ya el Cuento de Pulgarcito. El 11-M vuelve. Zapatero y Polanco lo saben. Hay fechas que no se olvidan.

Encuesta


©