Federico Jiménez Losantos

Intelectuales Segunda República

Víctor LLano

La Navaja de Ockham

Servicios

Noticas en directo

¿Por qué dice ahora Anson que a Zapatero no le llega la camisa al cuerpo?

Asturias Liberal, 2004-06-06

Como ustedes saben, según el diario El Mundo –al que hasta hoy nadie ha desmentido ni una sola de sus revelaciones sobre la masacre del 11-M- tres confidentes de la policía fueron los que suministraron la dinamita a los terroristas que volaron los trenes de la muerte. Y es que cuánto más sabemos del crimen más son las dudas que nos desvelan.

Sin embargo, lo que más nos alarma y entristece es el poco interés que tienen los españoles por saber quién los mató. ¿Qué estaría pasando en España si lo que dice el periódico de Pedro J. Ramírez lo dijera el de Polanco después de que el PSOE hubiera perdido las elecciones en el plazo de unas pocas horas y por culpa de un atentado tan extraño como “oportuno”? ¿Cuántas sedes del PP hubieran sido rodeadas por miles de manifestantes que con toda justicia exigirían que se contestaran las preguntas que hoy muy pocos nos hacemos? Sin embargo, como ha sido al contrario, como la perjudicada ha sido la derecha -narcotizada por su propio bienestar y egoísmo- nadie exige responsabilidad alguna y, cualquier tipo de información, por inquietante que resulte, se pierde en una nebulosa tan cobarde como infame a pesar de que, insistimos, ni una sola información de todas las que ha publicado El Mundo ha sido desmentida.

Pero todo queda ahí. Encerrado en el diario de PJR. Y aunque es cierto que por Madrid circulan todo tipo de rumores, circulan en voz baja. Como un susurro siniestro que no se atreve a volar tan alto como voló la cometa asesina. ¿Recuerdan la formidable investigación de Fernando Múgica? ¿Qué fue de él? No ha vuelto a aparecer. Antonio Rubio y Casimiro García-Abadillo continúan investigando, pero de Múgica nunca más se supo. Y ya lo sentimos. Fue el primero que se atrevió a llamar a las puertas del infierno. Lo último que hemos conocido es que el minero asturiano José Emilio Suárez Trashorras, detenido el pasado 18 de marzo en Oviedo y al que el magistrado Del Olmo acusa de haber facilitado a los terroristas el acceso a los explosivos empleados el 11-M, compareció en la Audiencia Nacional a petición propia para ampliar su primera declaración, prestada el pasado 22 de marzo.

A ver qué nos cuenta ahora – a petición propia- uno de los tres confidentes. Y es que ya son tres. Nada menos que tres. De momento. Claro. ¡Tres los confites de la pasma! Y al famoso y malvado “tunecino” le seguían día y noche. Y la casa de Morata de Tajuña -donde dicen que se prepararon las mochilas asesinas y varias de ellas “trashumantes”- pertenece a uno de los sospechosos detenidos por Garzón en noviembre de 2001 por su participación en el atentado de Casablanca. Y ya nadie habla de la profanación de la tumba del GEO asesinado en Leganés. Ni de la furgoneta de Alcalá que trasladaron a Canillas, sede de la policía científica, cuando a juicio del ex director de la policía tenía que haber sido conducida a las dependencias policiales del barrio de Moratalaz. Por cierto, según la periodista Consuelo Álvarez de Toledo, Bambi conoció, antes que el pobre Ángel Acebes, lo que primero no se encontró y luego se “encontró” en la misteriosa furgoneta. Lo podemos leer en un libro que presenta este martes en Madrid: “Cuatro días de marzo”. Cuatro días, no, Consuelo; cuatro son pocos. Tenemos que ir más atrás.

Y es que por desgracia para todos, son decenas los misterios que quedan por resolver. Antes y después del 11-M. Pero este artículo se haría insufrible si nos detuviéramos en todos al mismo tiempo. Ya tendremos oportunidad de hacerlo. Sin embargo, antes de terminar, no podemos dejar de reseñar un muy inquietante comentario que hemos leído en La Razón. Fíjense en lo que -después de comentar la última investigación de Casimiro García- Abadillo- aseguraba Luis María Anson en su Canela Fina del jueves tres de mayo: “… desde que se descubrió lo ahora publicado a Zapatero no le llega la camisa al cuerpo”. ¿Qué sabe Luis María para asegurar que a Zapatero “no le llega la camisa al cuerpo”? O tal vez sea mejor que le preguntemos al propio Zapatero. A ver, Bambi, que dicen que usted es de hierro y se atreve con todo, ¿por qué dice Anson que no le llega a usted la camisa al cuerpo? ¿Por qué ahora no nos cuenta nada sobre la masacre del 11-M? Usted que tan pronto supo del contenido de la furgoneta de Alcalá. ¿Ya no se acuerda? Está usted muy callado al respecto. ¿Será que es cierto lo que dice Anson y le molesta la camisa hasta el punto de hacerle enmudecer sobre un asunto que tanto ha acelerado su exitosa carrera política? Si como usted dice ha sido capaz de traer a las tropas de Irak, ¿por qué -ahora que sabemos que es de hierro forjado- no nos explica lo de la cometa asesina que acabó con la vida de 192 personas?

Encuesta


©