Federico Jiménez Losantos

Intelectuales Segunda República

Víctor LLano

La Navaja de Ockham

Servicios

Noticas en directo

Una trama vinculada a ambientes policiales

Asturias Liberal, 2005-03-01

Ya les advertimos de que se multiplicarían las informaciones sobre los crímenes de marzo. Lo que hoy –martes 01-03-05- podrán leer en el periódico El Mundo confirma lo muy protegido que estuvo siempre Antonio Toro. ¿Para qué servicio secreto trabajó el asturiano? Y es que de ser cierto, es gravísimo lo que hoy asegura el periodista Antonio Rubio. Por su interés, reproducimos íntegramente el tercer editorial del diario de Pedro J. Ramírez:

“Este periódico revela hoy que Antonio Toro obtuvo en enero de 2003, con la ayuda de una trama vinculada a “ambientes policiales”, un pasaporte falso que utilizó días después. Este dato suscita todo tipo de incógnitas. En primer lugar, ¿para qué necesitaba el asturiano un pasaporte falso si por aquellas fechas no tenía judicialmente limitada su salida de España? Una hipótesis es que alguien le encomendara una tarea en el extranjero, para lo cual necesitaba una identidad falsa. Esto encajaría en las sospechas, que existen en el entorno del propio Toro, en el sentido de que trabajaba como agente de algún servicio secreto. Máxime si se tiene en cuenta que la policía no registró su domicilio en busca de explosivos tras la operación Pipol, y que no fue encarcelado por el 11-M hasta que este periódico no hizo pública la cinta de Canciones. La segunda pregunta que cabe hacerse es a qué país viajó el asturiano con dicho pasaporte. Aunque no hay datos concluyentes a este respecto, es imposible obviar el hecho de que –según denunció Lavandero a Campillo a mediados de 2001- Toro, tras salir de la cárcel, pretendía viajar con Trashorras a Marruecos “para organizar la cosa desde allí”. Lo más importante, en todo caso, es aclarar con qué complicidades exactas y para qué obtuvo el documento falso. Estas son incógnitas que abren una nueva línea de investigación, que ni la policía ni la justicia pueden obviar.”

Estremece leer lo “una trama vinculada a ambientes policiales”. Pero es lo que hay. Recuerden algunas de las preguntas que hace ya varios meses pudimos leer en el periódico que más y mejor ha investigado la matanza de marzo:

- ¿Es cierto que la UCO encargó a Zouhier que buscara comprador para la dinamita? ¿Se les fue esta vez de las manos tan singular forma de combatir el delito, fomentándolo?

- ¿Quién pactó con Toro no incautarle la dinamita?

- ¿Por qué Toro sólo estuvo dos semanas en la cárcel cuando le cogieron in fraganti con un alijo de cocaína?

- ¿Estuvo Toro en Madrid el 11-M?

- ¿Por qué tenía Carmen Toro un teléfono con un apellido del jefe de los Tedax?

- ¿Por qué está Carmen Toro en libertad si, según la Guardia Civil, fue pieza "imprescindible" en el 11-M?

- ¿Se "marcharon los dos para Marruecos"? (Toro y Trashorras)

- ¿Quién ayudó a Carmen Toro a ocultar la dinamita? ¿Participó esa misma persona en la posterior venta de los explosivos?

- ¿Por qué no se comprobó a fondo la denuncia de Nayo?

- ¿Qué pasó en 2001 con la cinta de Campillo?

- ¿Por qué robó ETA en el callejón de Trashorras el coche que hizo estallar en Santander? ¿O tal vez no lo robó, sino que lo recogió?

- ¿Pudo la policía haber detenido a alguno de los suicidas de Leganés o de los que salieron huyendo?

- ¿Por qué sacó la Guardia Civil de su casa a una funcionaria a las tres de la mañana del 5-M?

- ¿Por qué, teniendo en cuenta todo lo antedicho, Zapatero dijo el pasado 30 de septiembre, que "los hechos del 11-M están muy claros"? Zapatero completó su diagnóstico con una frase aún más rotunda: "Yo no tengo dudas, ninguna".

Casi coincido con el presidente del Gobierno. Todo empieza a estar muy claro. Especialmente si se confirma que Antonio Toro trabajaba como agente de un servicio secreto. Y no cabe otra explicación. Dios quiera que no se trate de servicios españoles. Ya nadie lo recuerda, pero las llaves de la famosa furgoneta que se encontró en Alcalá fueron robadas 8 meses antes de la masacre. La policía comprobó que las puertas y las ventanas del vehículo no fueron forzadas.

¿Se imaginan ustedes a los delincuentes de Lavapiés robando las llaves de un carro ocho meses antes de utilizarlo? Va a ser que no; sin embargo, el hecho de que apareciera la ya famosa furgoneta en las primeras horas de la mañana del 11-M, le sirvió a Zapatero para asegurar en la Comisión de Investigación que Aznar había engañado masivamente a los españoles desde la misma tarde de la masacre. Tal vez algún día se arrepienta de haberse acordado de la Renault Kangoo. Si no fue robada, los que tan oportunamente la colocaron en Alcalá con intención de enredar al Gobierno de Aznar, la estacionaron allí antes de que estallara la primera de todas las mochilas bombas.

Ya nadie podrá evitar la matanza y no sé si llegaremos a saber qué pasó en España antes de las elecciones que dieron el triunfo al PSOE, lo único cierto es que todo lo que vamos conociendo nos espanta hasta el extremo. ¿En manos de quiénes estuvimos? O lo que es peor, ¿en manos de quiénes estamos?

Encuesta


©