Federico Jiménez Losantos

Intelectuales Segunda República

Víctor LLano

La Navaja de Ockham

Servicios

Noticas en directo

El feliz cumpleaños de un presidente ferroviario

España Liberal, 2005-03-15

Bambi está que lo tira. Se reconoce rey de la selva. No cabe en sí de gozo. Le sobran motivos. Nunca pensó llegar tan lejos tan pronto. Todo le ha salido mucho mejor de lo que jamás pudo soñar. Sin despeinarse, mantiene a la oposición contra las cuerdas y muy pocos –si no es para calumniarle- recuerdan ya a su antecesor.

Sin embargo… ¡lástima! No todos los sueños son tan dulces. Entremedias se mezclan las más horribles pesadillas. No pudo ser. Para su desgracia, las rosas, por muy rojas que sean, tienen muchas espinas y siempre encuentra sitio la amargura. La maldita memoria se cuela por debajo de las sábanas e impide –nadie sabe cómo- que la noche sea perfecta Y es que por mucho que lo intente, José Luis Rodríguez no puede evitar que le recordemos que el reinado del que tanto parece disfrutar le tocó en una sangrienta tómbola que aún no sabemos quiénes instalaron en tres trenes de cercanías.

Por muy alto que haya llegado, no le queda más remedio que leer frases como la que escribió Francisco Umbral: “ZP sabe que es presidente ferroviario, o sea por accidente, y no tiene otra obsesión que legalizar aquello para que lo voten en plan demócrata y no en plan descarrile”.

O estas otras que también escribió el magnífico articulista sobre José María Aznar: “Ha sido quizá el mejor político que hemos tenido en toda la democracia. Hubo que montar una catástrofe de velocidades contra él para detener su destino, para borrarle incluso de las listas del terrorismo, aunque a él le habían situado una Atocha en el motor”… “Él conoció ese mundo y decidió que se iba, pero le detuvieron con un montón de muertos para parar un tren en Atocha. O donde les haga falta a los intelectuales de Atocha”.

No quiere amargarle el cumpleaños a Zapatero. Pero no estaría mal que antes de que se pudra la todavía solitaria vela, nos dijera por qué no quiere que entre todos podamos llegar a saber quién -como de manera genial le recuerda Umbral- “montó una catástrofe de velocidades” para que el Partido Popular no ganara las elecciones.

Estoy convencido de que no fueron Zougam, el Chino, Zouhier o Trashorras. Siempre que escriba un artículo sobre su política y antes del segundo aniversario de su reinado, voy a intentar hacerle al hoy rey de la selva algunas de las preguntas que tendría que hacerse y no se atreve.

Es mi regalo de cumpleaños. Aquí tienen, sólo dos, las de hoy:

- ¿Por qué no huyó Zougam después de conocerse que había aparecido en la Comisaría de Vallecas una mochila que no estalló y que de ser él unos de los autores de la matanza le relacionaría con ella?

- ¿O es que acaso el primero de los detenidos gracias al cual se “suicidaron” sus supuestos compañeros no se subió a ningún tren el 11-M?

Insisto, pueden creerme, no es mi intención preocupar a Zapatero en fecha tan señala. Todo lo contrario. Quiero ayudarle y celebrar con él su segundo aniversario. A él más que a nadie le conviene saber. Sólo cuando sepamos, Umbral dejará de llamarle “presidente ferroviario”. ¡Feliz cumpleaños!

Encuesta


©