Federico Jiménez Losantos

Intelectuales Segunda República

Víctor LLano

La Navaja de Ockham

Servicios

Noticas en directo

El socialista amigo de un amigo de Lamari

España Liberal, 2005-03-16

Como ustedes saben, el Partido Popular ya ha exigido la comparecencia urgente en el Parlamento de Fernando Huarte, dirigente socialista que se reunió -antes y después del 11-M- con Benesmail Abdelkrim en la cárcel de Asturias. Según la policía, el tal Abdelkrim fue “lugarteniente” de un tal Lamari al que en su día señalaron como enésimo “cerebro” de la masacre de Madrid.

Tal vez les sorprenda, pero creo que la noticia no tiene especial interés. Lo que sí me parece muy revelador es que no se haya conocido antes. Sin duda, quisieron que no se conociera nunca. Pero fracasaron, como fracasarán si intentan ocultar otros muchos nombres que sin duda podremos leer muy pronto en los pocos medios que aún no controlan.

En cualquier caso, a mi juicio, y por lo que sabemos hoy, no tiene especial importancia que el encargado de seguridad de los socialistas gijoneses y presidente –ya le vale- de la Asociación Nacional de Amigos del Pueblo Palestino Al-Fatah, ayudase de la manera que le pareciera más conveniente a un preso amigo de un tipo que dicen que participó en el 11-M.

Y es que probablemente el tal Lamari no tuvo nada que ver con la matanza de Madrid, así que en lo que se refiere a su autoría poco importa que un socialista de Gijón tratase de socorrer a un sujeto que colaboró con él. Lamari era un terrorista como probablemente lo sea el “protegido” de Huarte, pero por mucho que se empeñen en hacérnoslo creer, no han podido probar que participaran -ni ellos ni los otros detenidos o “suicidados”- en el 11-M.

Además -lo he dicho en decenas de artículos- ni el Partido Socialista como tal, ni ninguno de sus dirigentes están relacionados con los crímenes de marzo. El PP se equivoca si pretende buscar lo que no existe. Al PSOE se le puede acusar de manipular la masacre para alcanzar el poder, pero jamás de estar detrás de ella. Otra cosa es que por su mala conciencia teman que aparezcan más sujetos como Huarte.

En lugar de peder el tiempo cazando fantasmas inexistentes, entre todos tendríamos que ayudar al Gobierno y al Grupo Parlamentario que le apoya a que se sume a los que queremos saber. Insisto, por lo que hoy me consta, lo del amigo de Abdelkrim no tiene mucha importancia; lo que sí me gustaría saber es si algún miembro de la ejecutiva socialista sabía de las sorprendentes amistades del encargado de seguridad de los socialistas gijoneses.

Encuesta


©