Federico Jiménez Losantos

Intelectuales Segunda República

Víctor LLano

La Navaja de Ockham

Servicios

Noticas en directo

Las cábalas que no ha podido desmentir Zapatero

España Liberal, 2005-03-24

De cinco cosas que dice el presidente del Gobierno, cuatro son absolutamente insustanciales y una es falsa. Ayer aseguró que la pertenencia de Fernando Huarte al CNI –que por supuesto no desmintió- es una cábala más de las muchas que ya se han ido desmoronando. Sin embargo, la cábala que no pudo negar es que él dispusiera de información privilegiada pocas horas después de que asesinaran a 191 personas tres días antes de ganar su partido las últimas elecciones generales que se han celebrado en España.

Y es que por mucho que intente disimularlo, el presidente del Gobierno tiene muy mala conciencia. No porque tenga nada que ver con los crímenes de marzo, sino por la forma en que los manipuló para alcanzar el poder. Pero ése es su problema. Nada podemos hacer por él.

No obstante, él sí puede hacer algo por nosotros. Entre otras cosas, decirnos qué cábalas se han ido desmoronando. ¿Qué información publicó el diario El Mundo que él pudiera desmentir? Que yo sepa ni una sola de las revelaciones que hemos podido leer le acusa de otra cosa que no sea impedir que se conozca la verdad antes de que se olvide lo que no podemos olvidar. Y esto no es una cábala. Es una certeza que se fundamenta en que el PSOE quiere cerrar la Comisión que investiga los crímenes de marzo.

De cábalas, nada. Si me lo permiten, voy a recordarle muy sucintamente a Zapatero sólo unas pocas de las muchas informaciones que él tiene por cábalas y que ni su Gobierno ni su policía han podido “desmoronar”:

- Rafá Zouhier -confidente de la Unidad Central Operativa de la G.C. que pone en contacto a Trashorras con el Chino- viaja a Asturias para comprar una muestra de dinamita por orden de agentes del coronel Hernando.

- Jamal Zougam –el primero de los detenidos gracias al cual se localizan a otros presuntos implicados, entre ellos al grupo de Lamari- ni huye ni se esconde cuando ya sabía que se había desactivado una mochila bomba.

- Las llaves de la extrañísima furgoneta de Alcalá que robaron 8 meses antes del 11-M

- La cinta de Lavandera que se encontró en Cancienes.

- La señora que despiertan de madrugada cinco días antes de la matanza para comprobar que en su coche no se había transportado dinamita desde Tineo a Madrid.

- La muerte de la mujer de Lavandera en la Playa de San Lorenzo.

- La profanación de la tumba del GEO.

- La condición de confidentes de la policía y de la Guardia Civil de los hermanos Toro, Trashorras, Zouhier, el Nayo y algunos otros.

- Las nada veladas amenazas del coronel Hernando a Zouhier.

- Las flagrantes contradicciones de los agentes de la UCO que comparecieron en la Comisión de Investigación.

- El hecho de que la mayor parte de los acusados estuvieran controlados por las Fuerzas de Seguridad del Estado mucho meses antes de los crímenes.

- La trama de la dinamita.

- Las amistades del policía Manolón.

- La llamada de Martínez San Juan -diputado socialista y vicepresidente de la Comisión- al portero que encontró la furgoneta de Alcalá donde primero no había nada y luego apareció todo.

- El coche que robó ETA en el callejón de Trashorras.

- Lo que no se investigó en las casas de citas de Asturias.

- El ascenso a general del coronel Laguna.

- Los sorprendentes sucesos que ocurrieron en Leganés en la tarde del 3 de abril.

Podría continuar. Pero mucho me temo que no serviría para convencer al presidente del Gobierno de que nos ayude a acercarnos a la verdad. Lo que para nosotros son inquietantes informaciones, él las califica de cábalas que se han ido desmoronando. Miente una vez más. Nadie ha desmoronado nada. Sin embargo, ya nos advirtió de que no va a entrar en ninguno de estos asuntos. Pero se equivoca. No le va a quedar más remedio que entrar. Lo que no sé es sí podrá es salir después de asumir la responsabilidad de cerrar la Comisión de Investigación. Ya lo siento, pero si dice que él conoce todo lo fundamental que sucedió en marzo de 2004, mi obligación es preguntarle; ¿qué explosivo sirvió para volar los trenes? ¿Quién lo colocó? Y sobre todo, ¿por qué ni huyó ni se escondió Jamal Zougam? ¿Por qué no explotó la mochila que sirvió para detenerlo tan a tiempo?

Encuesta


©