Federico Jiménez Losantos

Intelectuales Segunda República

Víctor LLano

La Navaja de Ockham

Servicios

Noticas en directo

¿A quién sirve el Jefe Superior de Policía de Madrid? ¿Cuál es su relación con Rafael Vera?

Asturias Liberal, 2004-06-28

Ya les advertimos de que tendríamos que volver a ocuparnos del policía Rancaño, Jefe Superior de Policía de Madrid. Fíjense lo que este domingo 27 de junio, aseguró El semanal digital: “el pasado viernes presentó su dimisión el jefe de la Brigada de Información de Madrid, el comisario Ángel Álvarez, al parecer por discrepancias con Fernández Rancaño. Álvarez estaba al cargo de la investigación operativa de los atentados del 11-M. Según fuentes citadas por la agencia Colpisa, el motivo de los enfrentamientos reside en que el policía dimisionario estaría puenteando a Fernández Rancaño e informando de las novedades sobre el 11-M sólo a la Comisaría General de Información y al juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo, instructor del caso.

Si lo que dice el semanal digital es cierto, y Ángel Álvarez no informaba a su superior del curso de las investigaciones, alguien tiene que preguntarle porqué no lo hacía. ¿Acaso no confiaba en Rancaño? Recuerden ustedes que según el diario El País, fue Rancaño quien primero pronunció la palabra trampa: Titadyne - explosivo que no se utilizó el 11-M - y que llevó al gobierno de Aznar a atribuir la autoría de la masacre a ETA y a caer en un terrible error que sin duda le hizo perder las elecciones. Pero no sólo es por Titadyne por lo que consideramos que son muchas las preguntas que tiene que contestar el -suponemos fiel- funcionario Rancaño. Como ya pudieron ustedes leer en Asturias Liberal, fuentes de Periodista Digital aseguran que Rancaño era el chivato del PSOE en el Ministerio del Interior.

Y es que todo lo que se ha dicho de Rancaño es gravísimo. A continuación se lo resumimos.

-El 23 de marzo, Periodista Digital aseguró que según sus fuentes, es Rancaño, nada menos que Jefe Superior de Policía de Madrid, la garganta profunda del PSOE en el Ministerio del Interior.

-El 20 de junio, El País afirma que fue Rancaño -quien dirigió las investigaciones sobre la masacre durante las primeras 24 horas- el policía que primero habló del Titadyne que jamás existió.

-El 27 de junio, el semanal digital asegura que Ángel Álvarez, Jefe de la Brigada de Información ha presentado su dimisión –la primera que se conoce por el 11-M- después de mantener una tensa relación con Rancaño, al que puenteaba y no informaba de las investigaciones que se siguen por la masacre. Álvarez sí informaba de las novedades al Juez Del Olmo y a la Comisaría General de Información, pero no a Rancaño.

Deténganse por último en lo que también asegura el semanal digital a propósito de una supuesta campaña urdida para disipar las dudas que rodean a Rancaño, a quien el diario EL País acusó de realizar redadas indiscriminadas en Madrid al servicio del gobierno de Aznar. Fíjense en este párrafo y en el nombre que pueden leer en él: “Rizando el rizo, hay quien atribuye esta campaña del Imperio PRISA y del PSOE contra Fernández Rancaño (a quien acusan de delitos de prevaricación y de detención ilegal) a un intento de disimular la posible vinculación del policía con Rafael Vera y con una hipotética trama de engaño al Gobierno.

Cuanto más leemos sobre el antes y el después del 11-M, más nos sorprendemos. Tal vez Francisco Javier Ansuátegui, delegado entonces del gobierno en Madrid, nos pueda aclarar a quién sirve Rancaño. Lo único cierto es que, al menos Ángel Álvarez, ya ex Jefe de la Brigada de Información de Madrid, no parece confiar mucho en él. ¿Acaso sospechaba de la profundidad de su garganta y de su amistad con Rafael Vera?

Encuesta


©