Federico Jiménez Losantos

Intelectuales Segunda República

Víctor LLano

La Navaja de Ockham

Servicios

Noticas en directo

Zapatero se olvidó de la cal viva

España Liberal, 2005-04-25

En la carta que ZP le ha enviado hoy a Rajoy, el presidente del Gobierno le expresa su decepción por lo que considera “uso partidista” que el Partido Popular hace del terrorismo. Es lo que nos faltaba por oír. Ya le vale. Habla de “uso partidista” quien preside un partido que no dudó en acusar al anterior Gobierno de improvisación en todo lo que rodea a la masacre de Madrid, que llegó a culpar a Aznar de haberla provocado por apoyar la intervención estadounidense en Irak.

Habla de “uso partidista”, un político que aún no ha condenado el asedio que del once al catorce de marzo sufrieron los militantes y las sedes del PP; quien como diputado fue incapaz de denunciar el uso de la cal viva que sirvió para enriquecerse a muchos miembros del GAL. Y es que Zapatero no quiere que se lo recordemos, pero destacados miembros de su partido fueron condenados por secuestrar a un anciano y por llevárselo “calentito” mientras él permanecía mudo en el Parlamento.

Habla de “uso partidista” quien rechaza todas las comparecencias que solicita el PP en la Comisión de Investigación del 11-M, quien se sirvió miserablemente del dolor de Pilar Manjón, quien hoy no quiere que sepamos qué rodeó y rodea al peor atentado que hemos sufrido en Europa, quien tras la matanza exigía la verdad a las pocas horas, y hoy, más de un año después, es incapaz de decir quién ideó la matanza y para qué. En fin. Habla de uso partidista un supuesto líder político al que le consta que jamás hubiera llegado a dónde está si no hubiera mediado una masacre.

No obstante, en lugar de callarse, ahí lo tienen, sacando pecho y dando lecciones. Pero la culpa no es sólo de él. No podría hacer lo que hace ni decir lo que dice, si el Partido Popular fuera capaz de ofrecer una alternativa creíble, no se conformara con leer los periódicos y ejerciera como una verdadera oposición.

Y es que Mariano Rajoy será –no lo dudo- muy buen parlamentario, pero hasta hoy no ha demostrado otra cosa. Como no cambie se la va a pasar el arroz. Al paso que vamos, Zapatero dormirá a su primer nieto en el Palacio de la Moncloa. Y no por sus méritos. Llegará el día en que muchos se olviden de lo que pasó el 11-M. Ya se olvidaron de la cal viva. Ahora quiere Zapatero que se olviden del 11-M. Y va camino de conseguirlo.

Encuesta


©