Federico Jiménez Losantos

Intelectuales Segunda República

Víctor LLano

La Navaja de Ockham

Servicios

Noticas en directo

¿A cuántas víctimas representa Pilar Manjón y para qué?

España Liberal, 2005-05-07

Ya se demoraba en acudir en auxilio del Gobierno que tanto se sirvió de su dolor. La presidenta de la Asociación 11-M Afectados por el Terrorismo, aseguró ayer en Valencia que ella y sus compañeros darán por buena “cualquier fórmula” que sirva para acabar con el terrorismo. No quiso detallar cuál sería su valoración respecto a un cada día que pasa más probable pacto del Gobierno central y vasco con los etarras, pero sí aseguró que las víctimas de la masacre de Madrid consentirán cualquier medida que signifique el fin de los atentados. “Nosotros hemos sufrido el terrorismo islamista, pero no somos ajenos a la ciudadanía de este país”, señaló. Y no dudó en añadir lo siguiente: “cualquier fórmula que lleve a que no haya una sola víctima más, a nosotros nos valdría”.

Aún no sabemos en nombre de cuántos afectados habla Pilar Manjón. Lo cierto es que le vale todo. Ella lo llama “cualquier fórmula”. Odiar lo que se dice odiar, sólo odia a José María Aznar. Lo que no encaja con su odio parece importarle muy poco. No dudamos de su inmenso sufrimiento, pero podría también compadecer a todos aquellos que sufren tanto como ella y que no quieren arrodillarse ante sus verdugos. Ni es Pilar Manjón la primera víctima del terrorismo, ni para desgracia de todos será la última. Si esta señora está dispuesta aceptar “cualquier fórmula” que signifique el fin de los atentados, la inmensa mayoría de las víctimas no aceptarán rendirse ante lo que asesinaron a sus hijos.

Alguien tendría que recordárselo y exigirle que aclare a cuántos y para qué aceptó representarlos. Sobre todo para qué. Su comparecencia en la Comisión del 11-M sólo benefició a los que quieren ofrecer una salida a los asesinos. Sus últimas declaraciones son más de lo mismo. Un intento de ayudar a aquellos que únicamente condenan el terrorismo islámico radical. Con el que no es radical están dispuestos a pactar. A Pilar Manjón ha de constarle que los que jamás denunciaron los crímenes del GAL, quieren hoy convertir a los etarras en “no radicales” y ofrecerles lo que sea a cambio de que dejen de matar.

Ya nadie lo recuerda, pero a Pilar Manjón le pareció muy pequeña la condena que impusieron al adolescente asturiano que dicen participó en el 11-M. Sin embargo, no nos sorprendería que entre las medidas que estuviera dispuesta a aceptar, se encontrara la del acercamiento de los presos etarras y el perdón para los se encuentren en el extranjero. Es de lo que se trata. De lo que se está hablando. Y a Doña Pilar Manjón parece complacerle. Al Gitanillo ni agua. A los etarras, esperanzas y buen talante.

Encuesta


©