Federico Jiménez Losantos

Intelectuales Segunda República

Víctor LLano

La Navaja de Ockham

Servicios

Noticas en directo

Sáiz, Trashorras y Carmencita Toro

España Liberal, 2005-06-11

El Partido Popular solicitó hoy la comparecencia urgente de Alberto Sáiz -director general del Centro Nacional de Inteligencia- para que explique en el Congreso en qué se basa para “insinuar” que las autoridades políticas pudieron haber evitado la masacre del 11-M usando bien la información de la que disponían.

Sáiz aseguró hace pocas horas en un seminario sobre seguridad y defensa que se celebró en Toledo que persiste el riesgo de atentado islamista en España, aunque “menor que en tiempos pasados”, y denunció que las autoridades políticas no fueron capaces de valorar la información de la inteligencia, que bien utilizada podría haber evitado las masacres del 11-S y del 11-M.

El nuevo director del CNI no insinuó, aseguró que no se valoró convenientemente por parte del último Gobierno del Partido Popular la información que los inteligentes espías españoles le hacían llegar. Ahora el PP tiene la obligación de exigirle que pruebe sus gravísimas acusaciones. A ver si por fin nos enteramos qué les contó Antonio Toro y Fernando Huarte, a qué dedicaban el tiempo libre, por qué no se investigó lo que se generó en las casas de putas de Gijón, quiénes son sus dueños y quién los protegió. Tal vez nada de todo lo que pasó en el Principado tenga que ver con el 11-M, pero lo cierto es que allí pasaba de todo y nada bueno. Sin embargo, parece que el juez Del Olmo se conforma con la versión del fiscal de Asturias. Por cierto, Pilar Manjón ya no pide que se investigue allí lo que no se investigó jamás.

Pero en cualquier caso, tiene razón Sáiz, en España persiste el riesgo de un atentado islamista, tal vez el primero desde que volaron el restaurante El Descanso. Porque hasta ahora no se ha probado que los asesinos del 11-M fueran como asegura Zapatero terroristas islamistas radicales. El presidente del Gobierno matiza mucho en todo lo que se refiere al mundo del crimen. Distingue entre asesinos radicales y no radicales. Los del 11-M fueron bastante radicales, sin duda, lo malo es que no sabemos quiénes fueron. ZP dice que lo sabe. Tal vez Pilar Manjón y Sáiz se lo hayan dicho. Lástima que no compartan su secreto con nosotros.

Mejor preguntarle a Carmencita Toro. Puso a la venta su bar de Avilés. ¿Qué habrá sido de ella? Su marido está incomunicado en la cárcel de Alcalá Meco. Según me contó un preso, nada más ingresar en esa prisión fue agredido por otros reclusos. Le rociaron los ojos con una especie de lejía. Creo que no fue nada irremediable. Pero lo está pasando muy mal el que fue el mejor de los clientes de los burdeles de Asturias. Mientras tanto, el ya general Laguna calla y espera. Todos esperamos por el periodista Fernando Múgica. Yo le pondría al frente del CNI. Pero claro, yo no soy Zapatero, quiero saber que pasó el once de marzo de 2004.

Encuesta


©