Federico Jiménez Losantos

Intelectuales Segunda República

Víctor LLano

La Navaja de Ockham

Servicios

Noticas en directo

Entrevista a Pío Moa

Entrevista de Francisco Alamán Castro a Pío Moa.

Entrevista a Pío MoaPregunta: Los historiadores como Preston, Moradiellos, etc., asignan mayor crueldad a las derechas, mientras que el caso de la condena a muerte de Sanjurjo contrasta con las ausencia de esas condenas en el campo contrario en sublevaciones mucho más sangrientas ¿Qué diferencia hay entre la violencia de la izquierda y la represión de las derechas?

Respuesta: Creo que no hay excesivas diferencias en cuanto al terror mismo, aunque proporcionalmente a la población a la que pudieron aplicarlo, las izquierdas hicieron más víctimas. Las izquierdas cultivaron desde el principio de la república la agresión y el odio contra las derechas. En general, éstas soportaron aquellas campañas con bastante moderación, pero cuando se rompió la cuerda, por así decir, el odio estalló también en la derecha. Preston, desde luego, carece del más mínimo rigor, y Moradiellos acaba de demostrar una falta de honestidad intelectual y profesional muy deplorable.

Pregunta: ¿Cuál es la razón para que Azaña, reconocido como cobarde y despótico por sus más intimos conmilitones fuera y es un ídolo de la izquierda y modernamente también de la derecha? ¿Responde eso a la realidad de su actuación?

Respuesta: Que fuera o no cobarde y despótico es secundario. Lo que cuenta es que tenía una visión antidemocrática de la democracia, por así decir. Creía que él y los suyos tenían un derecho especial a gobernar, y que a la derecha debía impedírsele el acceso al poder. Cuando perdió las elecciones intentó dos golpes de estado, y cuando volvió al poder en 1936, deslegitimó al gobierno negándose a cumplir y a hacer cumplir la ley, y favoreciendo de hecho el movimiento revolucionario. Esa fue la causa última de la guerra civil.

La izquierda, y parte de la derecha, fabrica sus ídolos, que, como en este caso, tienen los pies de barro. Me temo que la izquierda no admira en Azaña sus rasgos democráticos, por lo demás muy escasos, sino precisamente los más sectarios y jacobinos. En cuanto a sus conmilitones, Azaña era más inteligente que ellos, y los pinta como unos botarates y demagogos "de poca chaveta". Creo que tenía razón en sus apreciaciones. Nadie ha descrito mejor lo que fue aquella república y aquellos republicanos que el propio Azaña. Un desastre sin paliativos.

Pregunta: Se saben algunas cosas de Azaña como las firmas de penas injustas de muerte durante la guerra o lo de su palacete en Francia. ¿Era Azaña honrado?

Respuesta: No conozco exactamente el trámite de las penas de muerte, pero supongo que sería el mismo que con Franco. El presidente o el gobierno no firmaban nada, simplemente daban el "enterado" a la decisión de los jueces. Sólo firmaban la conmutación de la pena si lo consideraban oportuno. Así ocurría con Franco --de ahí la falsedad de todas esas invenciones al respecto-- y creo que también sucedía con Azaña.

Azaña no era honrado intelectualmente, pero sí personalmente. Por ejemplo, poco antes de dimitir, ya en Francia, el gobierno de Negrín le presionó para que firmase un decreto traspasando todos los bienes del estado en el extranjero a una sociedad anónima manejada por los negrinistas. Azaña se opuso porque no quería pasar a la historia como salteador de los bienes del estado español. Negrín y los demás no tenían el menor escrúpulo en ese terreno: perpetraron el mayor expolio (y destrucción) de bienes de todo tipo, desde artístico a financieros, que haya ocurrido nunca en España y quizá en toda Europa.

Pregunta: En Oviedo hay un catedrático de Historia Contemporánea, llamado don David Ruiz, que en una conferencia aseguró que el dato de que Azaña fue el primero en traer moros para reprimir (la ?sanjurjada?, concretamente) no estaba suficientemente contrastado. ¿Es cierto el dato o es posible que un catedrático de la materia lo ignore?

Respuesta: Salieron de África dos tabores de Regulares y dos batallones de cazadores, a las órdenes del general Ruiz Trillo, que no llegaron a intervenir dada la rapidez con que se vino abajo la sanjurjada. Lo señala R. Salas Larrazábal, que es muy cuidadoso al respecto.

Sin embargo el hecho en sí carece de toda relevancia. Aquellas tropas eran parte del ejército español y fueron empleadas como lo eran las tropas coloniales francesas o inglesas por sus respectivos gobiernos. La falsa y estúpida polémica parte de que Franco las empleó también. Por supuesto que si la zona marroquí hubiera caído en manos del Frente Popular, éste habría reclutado y empleado todos los moros posibles, tal como empleó a extranjeros de numerosos países. Pero gran parte de la polémica sobre la guerra se pierde en tonterías de este género.

En cuanto a David Ruiz, su rigor como historiador no me parece superior al de Preston o Moradiellos, lamentablemente.

Pregunta: El tema del supuesto apoyo de los intelectuales a la República en el 36 puede ser contradicho por contrastados apoyos de muchos al régimen de Franco y rechazo de muchos más al Frente Popular. ¿Se puede confirmar a pesar de ello que el frentepopulismo fue preferido por los intelectuales?¿Es cierto lo del ?páramo cultural" del Franquismo? En Oviedo hay un grupo de colaboradores de periódicos de prestigio: Arias Argüelles-Meres, Gabriel Santullano y un montón más, que así lo aseguran siempre que tienen ocasión y suelen tener bastantes ocasiones.

Respuesta: Es uno de tantos mitos absolutamente sin base. Hubo una división entre los intelectuale, como en el resto de la población. Creo que la reacción más significativa fue la de los "padres espirituales de la República", Ortega, Marañón y Pérez de Ayala. Marañón dirá de las izquierdas, ya durante la guerra: "Tendremos que estar varios años maldiciendo la estupidez y la canallería de estos cretinos criminales, y aún no habremos acabado ¿Cómo poner peros, aunque los haya, a los del otro lado?"

Lo del páramo cultural fue un invento de intelectuales y propagandistas de izquierda, muy poco brillantes ellos mismos y que en su mayoría no se opusieron a Franco. Julián Marías, que sí sufrió cierta represión del franquismo, aclaró el asunto hace ya muchos años, mostrando la vegetación nada desdeñable del famoso "páramo".

Pregunta: En la revolución del 34 los socialistas se llevaron catorce millones del Banco de España de Oviedo y unos cuatro de otros bancos, bastantes euros de ahora, aparte de lo que robaron a particulares. Se sabe que la Guardia Civil recuperó unos dos y medio, que unos cuatro se gastaron en maquinaria para Claridad y la campaña electoral del 36.¿Que fue del resto? ¿Hubo muchos Veras y Roldanes entre los socialistas del los 30?

Respuesta: No se sabe mucho de eso porque, lógicamente, no se han dado cuentas detalladas. Parte del dinero sirvió para sostener a los líderes exiliados y parte habrá desaparecido. Sospecho que también sirvió para pagar a los inventores del "straperlo". Por desgracia la tradición del PSOE en cuanto al manejo del dinero público no es lo que se dice edificante, y lo mismo su poco escrúpulo para adueñarse del ajeno. Pero lo de Asturias, con todo lo que fue, resultó una absoluta insignificancia comparado con lo ocurrido del 36 al 39, un expolio que incluyó las alhajas de las familias pobres depositadas en los montes de piedad. Me gustaría que todo esto fueran infundios, pero desgraciadamente corresponde a la realidad histórica.

Pregunta: ¿Cuál fue la realidad de los apoyos de las democracias a la II República?. ¿Fue el de Stalin el apoyo más firme que recibió? ¿Cabe atribuirle a la República menos legitimad democrática en virtud del tipo de apoyos recibidos?

Respuesta: Ni Usa ni Gran Bretaña apoyaron directamente al Frente Popular (que nada tenía que ver con la República del 31) español, porque percibieron su carácter revolucionario. Francia lo ayudó pero con mucho recelo y sin ganas. Por razones de interés nacional (no facilitar las cosas a Alemania e Italia), más que nada, las democracias sí facilitaron a las izquierdas españolas muchas transacciones y el paso del material soviético.

Stalin no se limitó a apoyar al Frente Popular, sino que lo satelizó por completo. Eso marca una diferencia radical con Franco, que mantuvo siempre su independencia de Berlín y de Roma. Los políticos que intentaron sacudirse la tutela soviética,en especial Largo Caballero y Prieto, fueron despedidos sin contemplaciones, los trostskistas masacrados y los anarquistas anulados.

En cuanto a legitimidad democrática, el Frente Popular la perdió por completo, como señalé al referirme a Azaña, en el período que va de la elecciones de febrero del 36 a julio de ese año. Ya no le quedaba mucho que perder en ese aspecto.

Pregunta: ¿Quien le parece más parcial Moradiellos o Arrarás? ¿Quien utiliza datos más ciertos de los dos?.

Respuesta: Los dos son notablemente sectarios, pero Arrarás aporta una cantidad de datos veraces muy por encima de Moradiellos. Ya va siendo hora de poner la verdad por encima de las conveniencias políticas.

Pregunta: ¿Qué opina de los que no le nombran e incluso manifiestan sin rubor alguno, que no se deberían publicar sus obras?

Respuesta: Es un problema de siempre en la izquierda española, una especie de espíritu jacobino, a veces francamente chequista, que les lleva a destruir los más elementales principios de la democracia... en nombre de la democracia; de las libertades... en nombre de la libertad. Y parte de la derecha que le hace el juego, un poco a lo cabestro, como Tusell Mientras esa actitud no sea superada, la democracia no estará segura en España. He percibido un fanatismo extremado en esta gente, que empieza por no leer lo que critica, y que, sobre todo, trata de impedir que nadie lo lea. Así estamos.

Pregunta: ¿Si estuviésemos en la Segunda República, vigente como estaba la Ley de Defensa de la República, que le harían esos mismos?

Respueta: La Ley de Defensa de la República estuvo vigente durante el primer bienio, y permitía eliminar en la práctica buena parte de las libertades reconocidas en la teoría (en la Constitución) Dada su impopularidad, el mismo Azaña que la había promovido, la sustituyó por la "Ley de vagos y maleantes", que también recibió muchas críticas por razones parecidas. Mucha gente cree que esta segunda ley era franquista.

¿Qué harían si ahora dispusiesen de instrumentos como esas leyes?

Pues no lo sé, pero la furia con que tratan una obra historiográfica que no han logrado rebatir en ningún momento, me hace pensar que nada bueno.

Francisco Alamán Castro Asturias Liberal

Encuesta


©